La tribu que no tiene religión – Parte 2

Image

En la primera parte de este tema análizábamos el caso de los pirahã, una tribu que vive en la selva del amazonas y que no tiene ninguna forma de religión, y analizábamos específicamente el caso del Dr. Daniel Everett, un especialista en lingüística que trabajó durante muchos años para entender el lenguaje de los pirahã, pero que terminó convirtiéndose en ateo después de trabajar con los pirahã.

En esta ocasión mencionaremos algunas de las peculiares características de los pirahã. Como ya lo hemos dicho antes, los pirahã no poseen ninguna forma de manifestación religiosa, no adoran a los astros, no adoran a las rocas, no rinden culto a la naturaleza, ni tampoco rinden culto a sus ancestros. En general, los pirahã no hablan de nada abstracto ni ficticio. No poseen una tradición oral, su literatura oral hace referencia únicamente a experiencias inmediatas e interpretaciones de las mismas, y sus historias sobre el pasado no van más allá de dos generaciones. Obviamente no poseen ninguna forma de escritura. Los pirahã solo creen en aquello que han visto o que ha sido visto por alguien que conozcan.

Entre otras características, los pirahã no tienen nombres para los colores, solo distinguen entre claro y oscuro. Tienen el sistema de parentesco más simple conocido, pues no poseen palabras para identificar parentescos más allá de los hermanos biológicos. No tienen un sistema de calendario, ni un sistema horario. Y finalmente, uno de los puntos más interesantes: no poseen un sistema numérico, ni números en lo absoluto, solo son capaces de distinguir entre “poco/pequeño” y “mucho/grande”.

Algunos ateos afirmarán que la religión es un invento de la sociedad, que en la “naturaleza” eso no existe y que los pirahã son la prueba de ello. Puede que sea verdad, en parte. Los animales tampoco tienen religión. Pero pensemos, y ¿qué hay de los números? ¿qué hay de la matemática? ¿será que también es un invento del ser humano? ¿será que el ser humano se inventó que 2+2=4? ¿o será que la matemática es un lenguaje universal?. Obviamente nos inclinaremos a pensar lo último, que la matemática es un lenguaje universal, que 2+2 sumarán 4 aquí y en china, y en la luna, en el otro lado de la galaxia y en cualquier otra galaxia del universo. Sin embargo, hagamos un ejercicio mental, juguemos al abogado del diablo y afirmemos que las matemáticas no existen, que son un invento de las personas, y veamos la siguiente imagen.

Image

La imagen anterior es el número 1 representado por cuatro sistemas numéricos de cuatro culturas diferentes:  maya, árabe, china y romana. Si el número uno fuese un concepto universal, entonces todas las culturas del mundo lo representarían de la misma manera, pero dado que lo representan de forma diferente, eso es evidencia que el número uno no existe en realidad, que es un invento de las personas. Muy bien, abandonemos el rol de abogado del diablo y retomemos nuestro rol de buscadores de la verdad. El hecho que un concepto universal como el número 1 sea representado de distintas maneras no significa que sea falto o un invento. El número 1 y las matemáticas son algo real, pero los sistemas numéricos: maya, chino, egipcio, romano, arábigo; son solamente formas diferentes de representar ese lenguaje universal que son las matemáticas.

Pongamos otro ejemplo: el calendario. La cultura maya representó el año terrestre con un calendario que poseía 18 meses de 20 días donde cada día tenía su propio nombre, y al final del año agregaban 5 días que eran considerados días de fiestas, y así completaban los 365 días del año. Por su lado, el calendario juliano/gregoriano que todos conocemos, tiene 12 meses que tienen 28, 30 o 31 días donde solo hay 7 nombres para distinguir los días de la semana, y al final también cuenta con 365 días. ¿Podríamos afirmar que la duración del año terrestre es un invento, que en realidad no existe, porque de ser real entonces los mayas y los romanos habrían creado calendarios con las mismas características?. Por supuesto que no, el planeta Tierra moviéndose alrededor del sol es un fenómeno real, que tiene una duración real, y los calendarios únicamente aspiran a representar ese fenómeno real, por lo cual una cultura creó su calendario con ciertas características y otra cultura diferente creó otro calendario con otras características diferentes, pero siempre con el mismo objetivo: medir y representar la duración del movimiento de la Tierra alrededor del sol.

Los 20 días del mes del calendario maya:Image

Muchas personas afirman que si Dios fuese real, todas las culturas del mundo creerían lo mismo, y cuestionan: si existe un solo Dios, ¿por qué hay tantas religiones diferentes?. Pues al igual que los sistemas numéricos que intentan representar al lenguaje universal de las matemáticas, al igual que los calendarios que intentan representar el real fenómeno del movimiento de la Tierra alrededor del sol, del mismo modo las religiones alrededor del mundo intentan representar lo mismo: el mundo espiritual, aquello que le da sentido al universo y hace que éste no sea aleatorio, lo que los cristianos conocemos como “el reino de los cielos”.

El hecho que los pirahã no posean un calendario, un sistema numérico y una religión, solo significa una cosa: que aún son muy primitivos y no han evolucionado lo suficiente para desarrollar esas cosas. Aún no han evolucionado lo suficiente pra tener la necesidad de un calendario, pues tampoco tienen agricultura, y el calendario es útil para controlar los tiempos de siembra y cosecha. No han evolucionado al punto de necesitar un sistema numérico, el cual es útil cuando comienza a darse el comercio. Y aún no han desarrollado mito de la creación ni ninguna forma de religión porque aún no han evolucionado al punto de cuestionarse ¿quiénes somos?, ¿por qué estamos aquí?, ¿de dónde vinimos?, ¿de dónde viene el mundo?.

Muchos apelarán a las buenas cosas que tiene una sociedad primitiva como los pirahã, dirán que no hay violencia, no hay robos, no hay asesinatos, no contaminan el medio ambiente, no se estresan, llevan vidas felices, plenas y dignas; y de hecho, es verdad, tienen mucha razón. Nadie ha dicho que una sociedad más evolucionada será mejor en todo sentido ni mucho menos que todo será perfecto, definitivamente una sociedad más evolucionada, más grande, más compleja, tendrá cosas malas como las mencionadas anteriormente. Sin embargo, a las personas que apelan a las cosas buenas de una sociedad primitiva como los pirahã, les dejamos la siguiente pregunta retórica: si piensan que esas sociedades primitivas son tan buenas, ¿por qué no abandonan el mundo moderno y se van a vivir a la jungla con los pirahã u otra sociedad igualmente primitiva?.

En conclusión: la falta de religión en los pirahã no demuestra nada, son simplemente una tribu poco desarrollada, que no tiene un sistema numérico, ni calendario, ni escritura. El desarrollo de una religión, un calendario, un sistema numérico, una literatura por medio de la tradición oral y luego una literatura escrita, son evidencias de desarrollo en una sociedad.

One thought on “La tribu que no tiene religión – Parte 2

  1. Me gustó el ejemplo de los diferentes tipos de calendarios. Muy buena forma de explicar la aspiración del hombre por representar algo real. ¿Qué sigue en este viaje?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s