Pentecostés: ¿qué ocurrió ese día?

Pentecostes

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos. Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.” – Hechos 2:1-4 NVI

Todo cristiano está familiarizado con la historia de pentecostés y la venida del Espíritu Santo. Los movimientos pentecostales, que dicen caracterizarse por manifestaciones del Espíritu Santo, se basan en esta historia. Las personas interesadas en los aviviamientos, toman esta historia como modelo bíblico de lo que un avivamiento debería ser (si a alguien le interesa el tema de los aviviamentos, le recomendamos nuestro artículo sobre los Avivamientos y el calendario de fiestas bíblicas). Y por supuesto, está la línea cristiana que dice que Pentecostés fue el momento en el cual dio inicio la iglesia. Pero, ¿qué ocurrió en ese día? ¿por qué estaban los discípulos en ese lugar? ¿por qué ocurrió en este día y no en otro día del año? ¿qué significó esta manifestación de Espíritu Santo?

Comencemos por el principio: la Fiesta Bíblica de las Semanas

“Contarás siete semanas a partir del día en que comience la cosecha del trigo. Entonces celebrarás en honor del Señor tu Dios la fiesta solemne de las Semanas, en la que presentarás ofrendas voluntarias en proporción a las bendiciones que el Señor tu Dios te haya dado. Y te alegrarás en presencia del Señor tu Dios en el lugar donde él decida habitar, junto con tus hijos y tus hijas, tus esclavos y tus esclavas, los levitas de tus ciudades, los extranjeros, y los huérfanos y las viudas que vivan en medio de ti. Recuerda que fuiste esclavo en Egipto; cumple, pues, fielmente estos preceptos.” – Deuteronomio 16:9-12 NVI

Primero demos un poco de contexto. En la Biblia hay 7 fiestas decretadas por Dios mismo:

  1. Pascua
  2. Panes sin levadura
  3. Primicias
  4. Fiesta de las semanas
  5. Fiesta de trompetas
  6. Día de Expiación
  7. Fiesta de tabernáculos

Las fiestas de Pascua, panes sin levadura y primicias se celebran seguidas. Después de Primicias, se cuentan 7 semanas, osea 7 veces 7 días, y 7×7=49. Pasadas estas 7 semanas, son 50 días. Esta fiesta en hebreo es llamada “Shavuot” que significa “semanas”, y en griego fue llamada “pentecostés” que significa “el quincuagésimo día”. Dado que la Ley mandaba una serie de sacrificios y ofrendas en el Templo, estas fiestas se volvieron fiestas de peregrinaje. Los judíos que vivían en el extranjero viajaban 3 veces al año a Jerusalén para presentar sus ofrendas: el primer viaje para Pascua, panes sin levadura y Primicias; el segundo viaje para Pentecostés; y el tercer viaje para Fiesta de trompetas, día de expiación y fiesta de tabernáculos, que también son 3 fiestas que se celebran seguidas. Sin embargo, muchas personas hacían únicamente dos viajes, pues después de Primicias preferían esperar las 7 semanas en Jerusalén para la fiesta de Shavuot, y es por eso que vemos que Jesús le dice a sus discípulos:

“Una vez, mientras comía con ellos, les ordenó:
—No se alejen de Jerusalén, sino esperen la promesa del Padre, de la cual les he hablado: Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.” – Hechos 1:4 NVI

¿Por qué Jesús los mando a quedarse en Jerusalén? porque pronto vendría la fiesta de Shavuot, y debían quedarse ahí, pues era el día que Dios había escogido para enviar al Espíritu Santo.

¿Por qué Shavuot?

¿Por qué el Eterno escogió Shavuot para enviar al Espíritu Santo?. En primer lugar, porque era una fiesta de peregrinación, y habría muchos judíos provenientes de muchos lugares que podrían atestiguar este acontecimiento. Es por eso que, cuando los discípulos comenzaron a hablar en otras lenguas, el texto dice:

Estaban de visita en Jerusalén judíos piadosos, procedentes de todas las naciones de la tierra. Al oír aquel bullicio, se agolparon y quedaron todos pasmados porque cada uno los escuchaba hablar en su propio idioma. Desconcertados y maravillados, decían: «¿No son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna? Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, de Judea y de Capadocia, del Ponto y de Asia, de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia cercanas a Cirene; visitantes llegados de Roma; judíos y prosélitos; cretenses y árabes: ¡todos por igual los oímos proclamar en nuestra propia lengua las maravillas de Dios!» Desconcertados y perplejos, se preguntaban: ¿Qué quiere decir esto?” – Hechos 2:5-12 NVI

Por supuesto que esto causó una gran conmoción. Judíos de todas las naciones alrededor llegan al Templo en Jerusalén, y se encuentran un grupo de personas que hablan en lenguas extranjeras, entre las cuales están las lenguas de los lugares de donde ellos venían. Esto provocó que ese día unas tres mil personas reconocieran a Jesucristo como el Mesías que habían estado esperando, y que llevaran esta buena nueva al país de donde venían.

Sin embargo hay otra razón. Pedro hace referencia a una profecía de Joel:

“En realidad lo que pasa es lo que anunció el profeta Joel:
»“Sucederá que en LOS ÚLTIMOS DÍAS —dice Dios—,
derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano.
Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán,
tendrán visiones los jóvenes
y sueños los ancianos.”
– Hechos 2:16-17 NVI

Pedro nos habla de “los últimos días”. ¿Qué son esos “últimos días”? Expresiones como “los últimos días”, “aquellos días” o “aquel tiempo” son utilizadas por los profetas del Antiguo Testamento para referirse al tiempo de la venida del Mesías. Una de las cosas que se dice de “aquellos días” está en Jeremías 31, que es posteriormente también citado en Hebreos 8, el cual dice:

“Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor —: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.” – Jeremías 31:33 NVI

En Shavuot se celebraba algo más: se conmemoraba la entrega de los Mandamientos en el monte Sinaí. La Pascua conmemora la salida de los israelitas de Egipto, y algunos días después de la salida de Egipto fue entregada la Ley en el Sinaí, algo que se conmemora en Shavuot. En Hechos 2 dio inicio esta profecía de Jeremías: así como en el Sinaí la Ley fue entregada en piedra, en Hechos 2 en Pentecostés la Ley es grabada en la mente y corazón de aquellos que recibieron el Espíritu Santo. Por supuesto, esa profecía de Jeremías aún no se cumple en su totalidad, pues en el versículo 34 dice que en “aquel tiempo” ya nadie le enseñará a su prójimo sobre Dios porque ya todos lo conocerán. Esa parte aún no se ha cumplido, porque aún estamos lejos de que todo ser humano en el mundo conozca a Dios. Pero la profecía se comenzó a cumplir ese día de Shavuot. Ésta y también muchas otras profecías que hablan sobre “aquel tiempo”, comenzaron ese día.

¿Aquí fue cuando comenzó la iglesia?

Así, pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día se unieron a la iglesia unas tres mil personas.” – Hechos 2:41 NVI

Una de las cosas que se afirma del derramamiento de Espíritu Santo en Pentecostés, es que este día dio inicio la iglesia de Cristo. Esta es una afirmación de la línea del pensamiento cristiano evangélico, pues en el catolicismo romano consideran que la iglesia fue fundada por Cristo en Mateo 16 cuando Pedro reconoce que Jesús es el Cristo, y Jesús le dice que le dará las llaves del cielo y de la tierra. Dado que en este artículo no estamos analizando Mateo 16, dejaremos la postura católica romana para otro día y nos enfocaremos en la idea de que la iglesia dio inicio en Hechos 2, que es la porción bíblica que estamos analizando en ese artículo. Primero que nada, debemos definir dos cosas:

  • Qué se entendía por “iglesia” en el siglo I
  • Qué entendemos por “iglesia” los cristianos del siglo XXI

Veamos si alguno de esos dos conceptos dio inicio en Hechos 2.

Asambleas, sinagogas e iglesias

“Pablo, apóstol, no por investidura ni mediación humanas, sino por Jesucristo y por Dios Padre, que lo levantó de entre los muertos; y todos los hermanos que están conmigo, a las IGLESIAS de Galacia:” – Gálatas 1:1-2 NVI

Este texto es el saludo que Pablo da en su saludo en la carta a Gálatas. Como vemos, la carta está dirigida a todas las “iglesias” en Galacia. Pero la carta a Gátalas no fue escrita en español, fue escrita en griego. ¿Qué palabra utilizó Pablo para “iglesias”?, Pablo utilizó la palabra “ecclesia” (ekklēsia). Esta palabra tiene una peculiaridad: ecclesia, en el mundo griego, se refiere a una congregación de ciudadanos que se reúnen para discutir asuntos varios; pero hay un pequeño problema con la palabra “ecclesia” y es que se refiere a una congregación de caracter secular, no religiosa. ¿Por qué entonces el apostol Pablo ocupa esta palabra “ecclesia” para referirse a una comunidad de creyentes eminentemente religiosa?. Por que, por otro lado, está la palabra griega “sinagoga” (sunagōgē) que hace referencia a una congregación religiosa. Pero “sinagoga” tenía otro problema, y es que se refiere a una congregación religiosa de cualquier tipo, lo cual incluía congregaciones religiosas paganas, y por ese motivo Pablo no podía dirigirse a las “sinagogas en Galacia”, porque eso habría abarcado también a las congregaciones religiosas paganas en dicho territorio. Pero si ambas palabras, ecclesia y sinagoga, tenían un problema, ¿por qué Pablo decidió utilizar “ecclesia”?, porque Pablo estaba familiarizado con el griego de la Septuginta (la traducción griega del antiguo testamento), y en la Septuaginta se había estandarizado el uso de la palabra “ecclesia” para traducir la palabra hebrea “kehilah”, la cual se refería a una congregación de creyentes pero nunca de paganos. De modo que para los judíos que hablaban griego, “ecclesia” era utilizada para referirse a una “kehilah”, a pesar de que en el mundo griego “ecclesia” tuviese una connotación un poco diferente.

La palabra “kehilah” aparece muchísimas veces en el Antiguo Testamento, sin embargo nuestras traducciones al español de la Biblia siempre la traducen como “congregación” o “asamblea” y nunca como “iglesia”. Pero cuando aparece la palabra “ecclesia” en el Nuevo Testamento, nuestras traducciones al español de la Biblia siempre la traducen como “iglesia”… o mejor dicho, casi siempre, pues hay una excepción:

“Este mismo Moisés estuvo en la asamblea en el desierto, con el ángel que le habló en el monte Sinaí, y con nuestros antepasados. Fue también él quien recibió palabras de vida para comunicárnoslas a nosotros.” – Hechos 7:38 NVI

Revisemos otra versión:

“Éste es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida para darnos.” – Hechos 7:38 RVR95

¿Cuál creen ustedes que es la palabra en el griego original que se utiliza en este pasaje, que la NVI traduce como “asamblea” y la Reina-Valera 1995 traduce como “congregación”?. Pues la palabra utilizada es “ecclesia”, la misma palabra que Pablo ocupa cuando dice “iglesias en Galacia”. Algunas traducciones de la Biblia sí traducen en este pasaje “ecclesia” como “iglesia”, algunas versiones son: la Biblia Jubileo 2000, la Reina-Valera-Gómez, Sagradas Escrituras 1569 e incluso la famosa King James Version en inglés ocupa “Church” en este pasaje.

¿Por qué hay versiones de la Biblia que ocupan “congregación” o “asamblea” en Hechos 7:38 para traducir la palabra Ecclesia en lugar de utilizar “iglesia” como en el resto del Nuevo Testamento?. Probablemente es porque hablar de que Moisés estuvo con la iglesia en el desierto (recibiendo la Ley de Dios en el Sinaí) iría en contra de la postura de que la iglesia apareció en el siglo I. Entonces, ¿inició la iglesia en Pentecostés?. La respuesta sería que no, la iglesia no dio inicio en Pentecostés, porque como vemos “iglesia” o “ecclesia” en aquel contexto hacía referencia a una kehilah, a comunidad de creyentes, y dicho concepto existía por lo menos desde el tiempo de Moisés, pues la misma Biblia nos habla de Moisés y una iglesia en el desierto.

La iglesia según la noción del siglo XXI

Probablemente alguien en este punto podría afirmar que el concepto de iglesia que tenemos en el siglo XXI ha evolucionado desde los tiempos bíblicos y que la iglesia como la entendemos ahora sí dio inicio en Pentecostés. Muy bien, analicemos esa postura.

Primero que nada, en términos generales, ¿qué entienden los cristianos del siglo XXI por “iglesia”?. Para comenzar, en general los cristianos no se consideran parte del pueblo de Israel, de modo que la iglesia podría definirse como el conjunto de gentiles (osea, no judíos) y extranjeros (osea, personas externas a Israel) que creen en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y creen que Jesús de Nazaret es el Mesías que ese Dios prometió, y lo siguen como maestro. Eso sería la iglesia así como la entendemos modernamente. Dependiendo de la línea cristiana, la función de la iglesia varía: algunos afirman que Dios tiene dos pueblos, Israrel y la Iglesia, y que trata con cada uno con reglas diferentes; hay otra postura que dice que la iglesia está conectada a Israel por medio del mesías, y que Dios trata con ambos por igual; e incluso hay una postura que dice que la iglesia sustituye a Israel como pueblo de Dios, y que la iglesia hereda todas sus promesas de Dios hacia Israel. En este artículo tampoco nos enfocaremos en cuál de esas tres posturas será la más acertada, en este momento lo único que queremos dejar claro es esto: la iglesia es un concepto aparte del pueblo de Israel, y es algo que existe sin lugar a dudas.

Muy bien, ese concepto de iglesia, ¿dio inicio en Pentecostés en Hechos 2?. La respuesta también es que no, pues ese día en Pentecostés todos los reunidos en el Templo eran judíos, y estaban ahí reunidos porque estaban celebrando la fiesta de Shavuot, no hay razón para que ahí hubiese un solo gentil. Habían extranjeros, pero eran judíos que vivían fuera de Israel y se consideraban parte del pueblo de Israel aunque no vivieran en esa tierra. Las tres mil personas que aceptaron ese día a Cristo, eran todos judíos, Como dato adicional, los cinco mil que se convierten en Hechos 3 y 4 con el discurso de Pedro también eran todos judíos. El primer gentil, el primer no-judío que recibe a Cristo y sobre el cual es derramado el Espíritu Santo es Cornelio, quien aparece hasta Hechos 10. Sería mucho más fácil intentar respaldar la postura de que la iglesia inicia en Hechos 10 con Cornelio, pero no parece haber ninguna línea cristiana que tengan interés en defender dicha postura.

Shavuot, ¿qué significado debería tener para los cristianos?

“En los postreros días —dice Dios—, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños;” – Hechos 2:17 RVR95

En Hechos 2, los discípulos estaban reunidos en el Templo porque estaban celebrando Shavuot. Ése es el nombre de la fiesta que estaban celebrando, Pentecostés es el nombre griego, pero su nombre original en hebreo es Shavuot. Los discípulos de Cristo estaban en el templo reunidos celebrando esta fiesta, y del mismo modo que en el Sinaí hubo un estruendo en el cielo, se escuchó la voz del Señor y Él entregó sus mandamientos, pues en Hechos 2 dice que también hubo un estruendo en el cielo y todos fueron llenos del Espíritu Santo.

Ante la sorpresa de la gente por lo que ocurría, Pedro se alzó y dio una explicación a lo que estaba pasando, y cita esta profecía de Joel. ¿Qué dice la profecía de Joel? ¿acaso dice “derramaré mi Espíritu sobre todo sacerdote católico”? no, no dice eso. ¿Acaso dice “derramaré mi Espíritu sobre todo pastor evangélico”? no, tampoco dice eso. O ¿acaso dice “derramaré mi Espíritu sobre todo rabino judío”? pues no, aunque los presentes eran judíos tampoco dice eso. La profecía dice “derramaré mi Espíritu sobre TODA CARNE”, el mismo pasaje lo citamos anteriormente en la NVI y dice “sobre TODO GÉNERO”, osea sin hacer acepción de personas, y esta idea es coherente con lo que ocurre en Hechos 10 en la historia de Cornelio, que el Espíritu fue derramado sobre los no-judíos. Ese “todo género” o “toda carne” nos incluye también a nosotros en este tiempo. ¿Y por qué ocurrió esto? para poder dar testimonio. Los que fueron llenos del Espíritu Santo dieron testimonio de que Cristo era el mesías y anunciar el evangelio, y aquellos que vinieron para Shavuot de lugares lejanos los vieron, escucharon sus palabras, creyeron, aceptaron a Cristo, y regresaron a sus hogares y dieron testimonio de lo que vieron y escucharon.

Esto es en lo que deberíamos concentrarnos los cristianos sobre Shavuot en Hechos 2: seguir el ejemplo de los discípulos, dar testimonio de Cristo, y de lo que el evangelio ha hecho en nuestras vidas.

Conclusiones

Los movimientos pentecostales son muy bonitos. Las manifestaciones del Espíritu también lo son, es muy bonito escuchar a alguien que comienza a hablar en lengua desconocida o que alguien reciba profecía. Pero bien dijo el Apostol Pablo:

“Así pues, ya que anheláis los dones espirituales, procurad abundar en aquellos que sirvan para la edificación de la iglesia.” – 1a Corintios 14:12 RVR95

Más que preocuparnos por tener los dones espirituales, preocupémonos por servir para la edificación de la iglesia. ¿Y qué es la iglesia en un sentido práctico? pues es la comunidad de creyentes a la cual pertenecemos. No nos enfoquemos en el concepto de que si la iglesia apareció en Hechos 2, o en Mateo 16, o en Hechos 10, o en el siglo III. Mejor enfoquémonos en dar testimonio de Cristo y del efecto del evangelio en nuestras vidas. Y del mismo modo, si poseemos algún don espiritual, pongámoslo al servicio de nuestra comunidad, para anunciar y enseñar el evangelio. Ésa es la misión con la cual salieron del templo los discípulos en ese Shavuot en Hechos 2, y esa es también nuestra misión como cristianos.

2 thoughts on “Pentecostés: ¿qué ocurrió ese día?

  1. Reblogged this on La miel de la instrucción and commented:
    Amigos, les comparto este buen articulo de Hector Velasquez. Este es un increíble articulo acerca de la “fiesta de pentecostes”, indaguen , lean y tomen una posición al respecto – Nadie puede amar sus creencia sino esta dispuesto a profundizar en ellas.

  2. […] recordamos lo que aprendimos sobre Pentecostés (si no ha leído el artículo, puede leerlo aquí), en Hechos 2 el Espíritu Santo fue derramado sobre todas las personas que estaba en el templo de […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s